4 de marzo de 2024
NacionalesSalud

Hantavirus: síntomas, formas de contagio y cómo prevenirlo

Con 12 muertes confirmadas, la última de ellas en Gualeguaychú, el hantavirus comienza a ser una preocupación. Aquí una serie de recomendaciones para conocer esta enfermedad.

Secciones de este artículo

Tras confirmarse que son 12 las personas fallecidas en el país por hantavirus y que hay dos casos autóctonos en la Provincia de Buenos Aires, la población se muestra preocupada ante un posible brote de esta enfermedad. A continuación, algunas nociones sobre las formas de contagio, la prevención y los síntomas de esta enfermedad.

  Lo primero que hay que saber es que la enfermedad se transmite por intermedio del ratón colilargo, identificables, claro está, por su larga cola. Se trata de roedores que habitan, en su mayoría en cuatro regiones: En el norte se encuentran en Salta y Jujuy; en el centro, en Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos; en el noreste en Misiones; y en el sur, en Neuquén, Río Negro y Chubut.

Vías de contagio

 Las vías frecuentes de contagio son inhalación (al respirar el virus que desprenden las heces o la orina de los roedores infectados, tanto en lugares abiertos como cerrados) o por contacto directo (al tocar roedores infectados (vivos o muertos), o al tocar las heces u orina de estos. También se puede producir por mordeduras o por vía interhumana (a través del contacto estrecho con una persona infectada)

Síntomas

 Los síntomas son similares a los de cualquier estado gripal: fiebre, dolores musculares, escalofríos, dolores de cabeza, náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea. En general no presentan congestión nasal o resfrío. Luego de algunos días puede aparecer dificultad para respirar que puede agravarse produciendo lo que se conoce como «síndrome cardiopulmonar por hantavirus». Se trata de un cuadro grave en el que la persona no puede respirar. Comienza con falla cardíaca y presión muy baja. Si la persona no es tratada a tiempo puede generar complicaciones e incluso la muerte.

Tratamiento

De momento no existe un tratamiento específico. Aquellas personas con síndrome cardiopulmonar por hantavirus deben ser asistidas en establecimientos hospitalarios. Preferentemente, se trata en unidades de terapia intensiva que cuenten con asistencia respiratoria mecánica.

Prevención

Para prevenir el contagio o la infección, se recomienda evitar la convivencia con roedores y el contacto con sus secreciones. Es necesario evitar que los roedores entren o hagan nidos en las viviendas y tapar orificios en puertas, paredes y cañerías.

 También es importante limpiar regularmente pisos, paredes, puertas, mesas, cajones y alacenas. Para ello es prudente mezclar una parte de lavandina cada nueve de agua (dejar 30 minutos y luego enjuagar). Humedecer el piso antes de barrer para no levantar polvo. Quienes viven en zonas rurales, deben colocar las huertas y almacenar la leña a más de 30 metros de las viviendas. También se recomienda cortar pastos y malezas hasta un radio de 30 metros alrededor del domicilio.

Por otro lado, es necesario también mantener ventilados por lo menos 30 minutos antes de entrar a lugares que hayan estado cerrados (viviendas, galpones), así como también cubrirse la boca y la nariz con un barbijo N95 antes de ingresar. Lavarse las manos con agua y jabón al finalizar estas tareas.

 En caso de encontrar un roedor vivo: usar veneno para roedores o tramperas para capturarlo (no intentar tocarlo o golpearlo). Consulte en el municipio si se dispone de un servicio de control de plagas. Por el contrario, si se encuentra un roedor muerto: rociarlo con lavandina junto con todo lo que haya podido estar en contacto y esperar un mínimo de 30 minutos. Luego recogerlo usando guantes y enterrarlo a más de 30 cm de profundidad o quemarlo.

 

 

También te puede interesar leer:

Cuando Patricio Mussi prometía que la costa de Hudson no se privatizaría nunca

Hudson: cientos de aves en peligro por la destrucción del bosque nativo

Redacción

Podes dejarnos tus comentarios al final de la nota.