29 de febrero de 2024
Quilmes

Denuncian un «campo de concentración de perros» en Quilmes

La Policía allanó un predio de Quilmes Oeste en donde se constató el maltrato a perros y las precarias condiciones en las que estos vivían. Procedieron a trasladarlos a refugios y someterlos a exámenes veterinarios para determinar su real estado de salud. Hay dos imputados.

Los procedimientos se dieron a partir de una denuncia presentada en la Justicia semanas atrás, en donde se señala a una pareja a cargo del predio ubicado en Camino Gral. Belgrano y calle 822. Allí se reportaba el maltrato de perros, algo que finalmente fue confirmado por los funcionarios policiales.

La denunciante, quien desde hace años rescata y alimenta a perros en situación de calle, tomó contacto con un hombre identificado como Gustavo M., empleado de Servicio de Obras Públicas del Municipio de Quilmes, el cual le hizo saber (según consta en la denuncia), que tenía un refugio pero que se le dificultaba alimentar a los perros. Esa situación motivó que la denunciante donara alimentos (entre otras cosas) para la causa.

«Gustavo me comentó que tiene un “refugio” de animales junto a sus padres, “Kika”, y Luis, pero que últimamente se les dificultaba hacerse cargo de la alimentación de los mismos ya que tenían “varios perros». Dicha situación la informé a mi grupo de amigos, que también se encargan de cuidar y colaborar con perros en situación de calle y decidimos entre todos juntar dinero para comprar bolsas de alimento para este lugar. Dichas bolsas de alimento que comprábamos eran entregadas a Gustavo cerca del puente de Quilmes avisándole a su celular, por lo que yo hasta Junio de este año no conocía el refugio», sostuvo la mujer. 

En Abril, la mujer y un grupo de colaboradores decidieron ir a conocer el refugio, pero se llevaron una desagradable sorpresa al ver el estado en que tenían a los perros: «nos acercamos al predio tomando conocimiento de una realidad totalmente diferente a la que nos contaba el muchacho, era más bien un campo de concentración de perros en muy mal estado físico y víctimas de mal trato constante por parte de la gente del lugar».

En la denuncia se deja constancia de que los perros se encuentran encerrados en cubículos, en los cuales no ingresa la luz solar, durmiendo sobre sus propios desechos, ya que nadie recolecta la suciedad. «No salen de ese pequeño lugar para ninguna circunstancia por lo que muchos de ellos casi no tienen movilidad, toda su vida pasa dentro de esos cubículos», denunciaron.

«Varios de los tachos de agua que tienen se encuentran vacíos o con mugre y comen solo algunas veces a la semana. Se encontraron animales con un raquitismo extremo, famélicos, desesperados por salir cuando escucharon que nos acercábamos a sus cubículos, nos lamían la mano a través de los huecos», denunciaron.

«Otros se atrincheraban y no querían salir, aterrorizados con signos de haber sufrido mal trato físico por parte de quienes se encuentran en el lugar. Y dicho por parte de los mismos dueños del lugar, tres de los caninos fallecieron por falta de alimentación y agua», precisaron. 

La denunciante se acercó al Centro Municipal de Zoonosis, desde donde intervinieron para constatar lo que ocurría. Las fuentes indicaron que “los perros de la calle están mejor que los de ahí adentro”. 

Según se supo, los propietarios del lugar habrían indicado que no cuentan con los recursos necesarios para mantener a todos los animales, ni darles mejores condiciones de habitabilidad, por lo que se continuó realizando donaciones de alimentos (balanceados, arroz, polenta) y también de materiales (mallas metálicas, palets, cuchas de fibra de vidrio) para construir caniles abiertos, ventilados y dignos. 

«En una de las visita al lugar logramos llevarnos 3 perros, siendo nuestra intención rescatar a todos de ese horror por ello siempre mostrábamos cordialidad hacia ellos y poder así continuar con la comunicación», sostuvo la denunciante. Comenzamos a concurrir todos los fines de semana y también en la semana, de los cuales en varias oportunidades no se encontró a nadie en el lugar» pese a que «desde un principio esta gente había dicho que todos los días se encontraba alguien en el predio de las 8 a las 11hs.»

«En este tiempo hemos confirmado que los animales se encuentran en ese estado deplorable, no sólo por falta de recursos por quienes están a su cuidado sino por una falta total de voluntad y empatía hacia la vida de dichos seres vivos».

Además, «en la búsqueda de nuevos tránsitos y adopciones para los animales, varias personas se ofrecieron a tenerlos y cuando dicha situación fue informada a la gente del lugar, estos decidieron que ya tanto yo como el grupo que estaba colaborando conmigo no éramos más bienvenidos al lugar, negándonos el ingreso manifestando que los animales son de ellos y que no quieren entregarlos a pesar de estar conscientes del estado deplorable de ellos», esgrimieron. 

Los animales fueron trasladados a diferentes refugios y se les dará tránsito hasta que puedan ser adoptados o relocalizados.

Redacción

Podes dejarnos tus comentarios al final de la nota.