24 de mayo de 2024
Cultura y Espectaculos

«Somos uno huevones»: el reproche de Montaner por no elegir a una berazateguense en La Voz

En una nueva edición e La Voz Argentina, el jurado -integrado por Ricardo Montaner, La Sole, Mau y Ricky, y Lali Espósito- vio nuevamente a una participante de Berazategui, aunque en esta oportunidad la joven no quedó seleccionada por ninguno de ellos, tal como sí había ocurrido con los hermanos Moya a principios de semana.

Se rata de Agostina Anbez, una joven de 20 años estudiante de Bellas Artes, cantante aficionada por vocación paterna, apasionada por jugar al fútbol y dueña de una dura historia personal. Tenía apenas cinco años cuando su mamá falleció de cáncer: “Mis hermanas y mi papá se hicieron cargo de mí”, contó durante la presentación, en la cual se vio dibujando en su atelier y jugando al fútbol.

Justamente su familia fue el sostén antes, durante y después de la prueba. “Agostina transmite por sí sola, es una personita que irradia. Lo único que le pido es que no se guarde nada”, señaló Mario, su padre. Sus dos hermanas la acompañaron al reality con toda la confianza: “Transmite una energía increíble que emociona”, apuntó Noelí. “A mí me gustaría que lo disfrute”, anheló Ayelén.

Agostina salió a escena cantando “Sin vergüenza”, el tema de Karina La Princesita. El jurado le daba la espaldas mientras bailaban y hacían la mímica de la letra, aunque ninguno de ellos se dio vuelta para seleccionarla.

Agostina dejó todo pero el jurado recién giró sus sillas al finalizar su interpretación. Fue el propio Montaner quien hizo una fuerte autocrítica. “Cantaste espectacular, y te digo algo. Somos unos huevones por no haber apretado el botón. Tú mereces estar en este programa”, señaló.

 “Quedó corta la canción un poco”, argumentó por su parte Lali, la más eufórica durante la performace. Su compañero estuvo de acuerdo, pero seguía con sus lamentos: “La millonada de personas que está viendo del otro lado está diciendo: ‘esos cinco bobos que no apretaron el botón’”, cerró.

Al finalizar las devoluciones, Agostina se fundió en un emotivo abrazo con sus dos hermanas. “A no deprimirse, porque hay veces que ellos se equivocan también”, intentó consolarla Marley.

Redacción

Podes dejarnos tus comentarios al final de la nota.