20 de mayo de 2024
Quilmes

Quilmes | Potranca murió parasitada, con sogas y bolsas de arpillera en el intestino

Otro caso de maltrato animal en la región, en este caso en Quilmes, donde una potranca murió producto de los parásitos que le comieron las vísceras. Defensores de los derechos de los animales reclaman al municipio que sea más estricto con el maltrato animal en la ciudad.

Desde la organización Caballos de Quilmes relataron los hechos en un dramático posteo: «Nunca pensamos que ver a un caballo de carro en libertad fuera tan doloroso. Fue tener propiamente un nudo en la garganta caminar a tu lado para darte tu primer caminata campo adentro, sabiendo que también iba a ser la última. Con tu corta edad lo viviste todo. Dos años apenas y ya estabas atada al carro del Sindicato De Cartoneros de Quilmes. Con las herraduras más dañinas que hubiéramos visto hasta ahora. Eran de hierro puro. No se podían llamar ni siquiera ‘herraduras’. En tu mano ya no la tenías y así andabas», sostuvieron.

Leé también: Berazategui | Alerta por envenenamiento masivo de gatos

«Te alimentaste de basura porque no tenías ni que comer en ese carro y, por saciar tu hambre en el medio de tanta desidia y desolación, terminaste llegando a la muerte. Sólo querías comer pero no tenías qué. Lo que estabas padeciendo no era de hoy. Era de días y aún así a látigo y carro te hicieron caminar hasta que caíste porque ya no aguantabas más. En silencio te tirabas contra las calles mientras los carreros se llevaban el carro apresurados», escribieron desde la ONG.

«Tras horas de atención, al ver que no había evolución alguna y el cuadro empeoraba de forma crítica, se realizó una punción abdominal para ver si había esperanza alguna. Pero toda ilusión se nos fue al piso. La potranca ya no tenía posibilidad alguna: el líquido peritoneal salía con pasto. Estaba estallada por dentro. En sus intestinos tenía sogas que había tragado. Superaban el metro de largo con puntas filosas al tacto. Estaba lastimada por la migración parasitaria. Las vísceras se estaban metiendo unas dentro de las otras por estas mismas sogas. Y, como si eso fuera poco también tenía un pedazo de bolsa del tipo arpillera», informaron.

Leé también: Mató a palazos a un perro porque deambulaba por la vereda

«Cuánto duele tratar de imaginarse lo que vivíste en las calles de nuestro Municipio. Y duele aún más saber que casi 4.000 caballos de carro que residen en nuestro distrito están así», concluyeron desde Caballos de Quilmes, al tiempo que agradecieron «a los vecinos que se acercaron a brindar ayuda, a la Policía interviniente por quedarse junto al animal, al Director General de Zoonosis, a nuestros Vetes, a la Comisaría 9na, a la Fiscalía de Turno por hacer cumplir con la Ley».

Redacción

Podes dejarnos tus comentarios al final de la nota.