26 de febrero de 2024
BerazateguiPoliticaSaludSociedad

Mussi continúa en la mira de la justicia por dos causas controversiales.

El intendente Juan Patricio Mussi continúa acorralado por la justicia en dos causas de distinta índole, pero con protagonistas comunes entre sí. Una es por el brote de gastroenterocolitis por agua contaminada y la otra, por millonarias irregularidades en las cuentas públicas; Estas dos causas están a cargo del polémico juez Luis Armella.

mussi

La Justicia mantiene en la mira a Juan Patricio Mussi en dos causas: en una, el intendente es investigado por presunto enriquecimiento ilícito, causa iniciada debido a las irregularidades detectadas por el Honorable Tribunal de Cuentas de la Provincia de Buenos Aires (HTC), que incluyen faltantes de documentación sobre cuentas bancarias por más de $10 millones, así como la “ausencia de comprobantes y contrataciones de asesores fantasmas”.

En la otra causa, se lo imputa por “envenenamiento”, a raíz del brote de gastroenterocolitis que en abril pasado afectó a 1.200 vecinos, y entre los que fallecieron (presuntamente por la contaminación del agua que provee el municipio) dos menores de edad.

El nexo en común entre ambos casos es el Juzgado Federal de Quilmes, a cargo de Luis Armella, quien actúo a raíz de sendas denuncias: el médico y dirigente de la UCR, Jorge Fernando Naddaf, quien declaró a medios periodísticos que “Hay una relación intrínseca entre una y otra, porque el dinero que debería haberse destinado a obras de infraestructura para mejorar y asegurar el proveimiento de servicios básicos a la población, habría sido desviado ilícitamente a los bolsillos de los funcionarios”, acusó.

Las denuncias de Naddaf se basaban en un fallo del HTC, que multó a Mussi por gastos no justificados y falta de claridad en las cuentas municipales. Así, desaprobó erogaciones por la suma de $3.527.445,84, advirtió documentación faltante sobre depósitos y cheques por más de $10 millones, al tiempo que detectó severas irregularidades en la instrumentación del plan «Argentina Trabaja», que insumió en el municipio unos $131 millones.

No tan clara termina siendo la información que se conoce sobre la cusa de la contaminación del agua; Desde el municipio aseguran que, según los informes bromatológicos, el agua es potable y apta para el consumo humano; Al mismo tiempo aclaran que las aguas de las cloacas y del servicio de agua potable son independientes y no están conectadas entre sí, por lo que una contaminación no es posible.

Sin embargo, en el allanamiento a la municipalidad del pasado 1° de septiembre, la Justicia ordenó secuestrar documentación relacionada con el suministro de agua potable y comprobó el “Bajo nivel o ausencia de cloro”, altos niveles de bacterias y sustancias tóxicas, que no era “Apta para consumo humano” y que fue la “Fuente más probable” del brote.

El juez, a su vez, solicitó informes al Organismo de Control de Aguas de Buenos Aires (Ocaba), pero el organismo, al igual que el Ministerio de Salud, acusó “Dificultades para entrar a Berazategui”, puesto que el municipio se negó a brindar “Información sobre la ubicación de los pozos”. Fuentes cercanas al juez Armella aseguran que desde el municipio tratan de ocultar la información concerniente al caso.

Redacción

Podes dejarnos tus comentarios al final de la nota.