22 de mayo de 2024
Sociedad

Confirman que Máximo Thomsen le dio la patada mortal a Fernando Báez Sosa

Una de las huellas de zapatilla que tenía en el rostro Fernando Báez Sosa, el joven asesinado a golpes de puño y patadas frente a un boliche de Villa Gesell el 18 de enero último, corresponde a la zapatilla del rugbier detenido Máximo Thomsen, informaron hoy fuentes judiciales.

De acuerdo al resultado de las pericias scopométricas realizadas en el laboratorio de la Policía Federal Argentina de Mar del Plata, una de las dos improntas detectadas en el rostro del joven asesinado corresponde a una zapatilla «Cyclone», que a su vez coincide con las huellas de pie tomadas al rugbier Thomsen, detallaron los voceros.

El estudio estuvo a cargo del Laboratorio Scopométrico de la Policía Federal en Mar del Plata. Allí no sólo se determinó que la marca de la zapatilla estaba sobre el cuerpo de Fernando, sino que además coincide con el pie de uno de los principales acusados del crimen, tal cual se desprende del análisis que comparó tanto la suela del calzado como la marca del pie en la plantilla.

No fue la única marca que la autopsia encontró en el cuerpo de Fernando. Los investigadores señalaron que hubo otra impresión de calzado que fue detectada, pero descubrieron que era muy pequeña en tamaño, sin suficiente información para ser atribuida en los análisis a una zapatilla o un pie en particular.

Así, Thomsen, preso en la Alcaldía N°3 de La Plata junto a siete de sus cómplices y con su prisión preventiva confirmada por la Justicia, cobra preponderancia entre los acusados con una pieza de evidencia altamente incriminadora.

Redacción

Podes dejarnos tus comentarios al final de la nota.