14 de abril de 2024
Ciudad de Buenos Aires

Recoleta: Un hombre mató de un balazo en la cabeza a un compañero de trabajo

Un hombre mató a uno de sus compañeros de trabajo de un tiro en la cabeza en el marco de una presunta discusión ocurrida en una reconocida peluquería del barrio porteño de Recoleta. El asesino permanece prófugo y en las últimas horas se conoció un video del brutal crimen.

El episodio ocurrió alrededor de las 20 del miércoles en un local ubicado en la calle Beruti al 3.000, donde al menos cinco personas se quedaron disfrutando de unas bebidas. Según se ve en los videos que trascendieron en redes sociales, en un momento una de ellas empuñó un arma de fuego y le disparó en la cabeza a Germán Medina, de 33 años, quien se desempeñaba como colorista.

Tras el aviso al sistema 911, personal del SAME se presentó en el lugar y trasladó a la víctima hacia el Hospital Fernández, donde se constató su muerte. Según precisó el titular de ese servicio de urgencias médicas, Alberto Crescenti, la persona herida ingresó a ese centro de salud «con un paro cardíaco». «Se siguió con las maniobras (de reanimación) en el shock room, pero este hombre falleció», agregó luego en el canal TN.

De acuerdo al parte policial, el encargado del comercio manifestó que tras el cierre se quedaron «tomando unas bebidas y posteriormente se produjo una incidencia laboral entre dos empleados».

Después de ejecutar a su compañero en presencia del coiffeur Facundo Verdini, dueño de la reconocida peluquería que lleva su apellido, el atacante, identificado como Abel Guzmán, se escapó por una de las ventanas del local, que abrió previamente otra de las personas que presenció el hecho.

El juez Javier Sánchez Sarmiento, del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nro. 48, dispuso que se labren actuaciones por Homicidio y que intervenga la División de Homicidios.

El video que muestra el crimen

A las 20.07 de este miércoles, cuatro personas, entre las que se encontraba el dueño del comercio, se encontraban sentadas en una especie de ronda, tres de ellos sosteniendo vasos con cerveza en sus manos. El restante protagonista de este hecho, se encontraba parado.

Todos parecían relajados. Sin embargo, un minuto después, quien estaba de pie, un empleado con más de una década de antigüedad en la empresa, extrajo un arma que llevaba escondida en su cintura debajo de su vestimenta y señaló a la que posteriormente sería su víctima, con quien compartía espacio laboral hace alrededor de un año.

Un hombre que estaba sentado intentó calmarlo e incluso esbozó una sonrisa nerviosa. La joven que estaba a su derecha se percató del peligro y, cuando el atacante pasó detrás de ella, se levantó rápidamente de su asiento para no darle la espalda.

Verdini también se puso de pie e intentó interceder entre el agresor y el agredido, que continuaba en su silla, pero quien empuñaba el arma pareció obligar al dueño a apartarse del camino que lo conducía a Medina. El otro testigo del violento episodio, quien llevaba una visera en su cabeza, también se movió de su lugar.

Lo que siguió fue el atacante posicionándose como un avezado tirador y ejecutando a su compañero de un tiro en la cabeza y corriendo hacia otra zona del local. Todo sucedió en el transcurso de un minuto.

Poco después, el hombre de visera le abre una ventaja al agresor, que huye con una mochila. Luego, pone la traba en la abertura.

Redacción

Podes dejarnos tus comentarios al final de la nota.