14 de mayo de 2024
Berazategui

Berazategui | Lo acusan de homicidio, lo amenazan y le incendian la casa

La familia tuvo que irse por temor a más represalias.

La muerte de Ramón Andes Torancio (24) generó polémica en el barrio 3 de junio. El joven falleció arrollado por una formación del Ferrocarril Roca en inmediaciones de la estación Plátanos. Sin embargo, pese a que la autopsia y la declaración del maquinista coinciden con la hipótesis de un suicidio, y de que la propia justicia caratuló el hecho como «muerte por arrollamiento», sus familiares denuncian que fue asesinado.

La familia de Torancio apunta contra Joaquín Figueroa, un joven de 21 años al que acusan de homicidio. Fue así como luego de varias protestas (que incluyeron piquetes en calles y hasta el corte de vías), llegaron hasta la vivienda del muchacho para hacer justicia por mano propia.

En una denuncia radicada en la comisaría 4ta., el tío de Joaquín declaró que el día 31 de agosto, familiares y amigos de Torancio se presentaron en su domicilio de calle 160 entre 43 y 44, apedrearon la vivienda y prendieron fuego una parte de la misma.

Una camioneta fue destrozada en la vivienda de los Figueroa

Tras la intervención de los bomberos voluntarios, que lograron controlar y sofocar el fuego, se presentaron dos sujetos, uno de ellos armado, buscando a Joaquín. Si bien el muchacho no se hallaba allí, se cree que fueron a buscarlo para matarlo o intimidarlo.

Parte de lo que los agresores incendiaron

Luego de ese episodio, la familia Figueroa tuvo que irse de la propiedad debido a las constantes amenazas sufridas.

Marianella, hermana de Joaquín, asegura que «Fuimos amenazados de muerte», y que «nos quemaron, rompieron y robaron todo! tuvimos que abandonar nuestras casas», todo ello «sin ninguna prueba. No hay ni existen videos donde digan que tenemos algo que ver con su muerte», explicó.

La joven contó que «Desde el primer momento que se supo la noticia (de la muerte de Torancio) nos pusimos a disposición de la justicia». Ahora, «Toda nuestra familia presentó las denuncias correspondientes. Mi hermano prestó declaración en la comisaria 4ta de Marítimo», sostuvo.

Por último, Marianella indicó que son cuatro familias, con más de diez niños, las que tuvieron que refugiarse y ser asistidas por una iglesia de la zona para no sufrir represalias. «Respetamos el tiempo y el dolor de sus familiares, por eso no hemos salido a hablar. Pero merecemos respeto y limpiar nuestro apellido», expresó.

Redacción

Podes dejarnos tus comentarios al final de la nota.