4 de marzo de 2024
Florencio Varela

Autopsia al cuerpo de Lucas González reveló una quemadura de cigarrillo: «Lo torturaron»

El informe final de la autopsia practicada al cuerpo de Lucas González dio cuenta de una quemadura en una de las manos, compatible con la de un cigarrillo. Los investigadores creen que el joven habría sido torturado antes de su muerte, hipótesis que se sostiene también con una declaración de la madre del futbolista.

De acuerdo con el informe final de la autopsia, que estuvo a cargo del Servicio de Tanatología de la Morgue Judicial, Lucas presentaba en su mano derecha, “a nivel de primer espacio interdigital”, una lesión circular de un centímetro de diámetro «similar a la de una quemadura».

Dicha quemadura se habría producido en momentos cercanos al deceso de Lucas, confirmaron fuentes de la causa que por estas horas lleva adelante el fiscal Leonel Gómez Barbella. En ese sentido, se supo que el VW Suran en el cual circulaban los jóvenes no se encontraron rastros de cigarrillos.

Según expresó el abogado de la familia de Lucas, Gregorio Dalbón, la aparición de una marca de quemadura es una clara evidencia de que el adolescente de Florencio Varela fue torturado por los policías Gabriel Isassi, Fabián López y José Nieva, todos ellos imputados por el delito de homicidio calificado.

De todas maneras, habrá que determinar si esa marca en la mano de Lucas fue previa al ataque de los policías o bien -como cree que la querella- fue responsabilidad de los agentes involucrados.

LEE TAMBIEN: Mamá de Lucas González: «Lo acribillaron y su única arma eran los botines rotos»

Al mismo tiempo, Dalbón sostuvo en declaraciones a Radio 10 que los policías imputados por homicidio “Van a recibir 50 años de prisión. Esto es gravísimo». Además, recordó que «En el hospital, la mamá de Lucas me dijo que vio una mancha en una mano. El fiscal Heim pidió que se revisara y se confirmó que es eso”, comentó.

Autopsia al cuerpo de Lucas González

Asimismo, el informe final de la autopsia al cuerpo de Lucas González confirmó que la muerte del joven fue a causa de una “lesión por proyectil de arma de fuego en cráneo”. Ello derivó en una “hemorragia meningo-encefálica”.

«El disparo fue efectuado a una distancia mayor a 50 centímetros o existió telón de interposición como puede ser el plano de la ropa”, expone el informe. Ello causó una «hemorragia intraparenquimatosa generalizada en la masa encefálica», explicaron.

En resumen, la bala que causó el deceso de Lucas González ingresó de adelante hacia atrás, de derecha a izquierda y de arriba hacia abajo. Ello da a entender que el policía disparó de pie junto a la ventanilla donde viajaba Lucas, quien no llegó a defenderse del ataque.

De momento, el fiscal Barbella espera los resultados de las pericias balísticas para saber qué agente efectuó el disparo mortal. Se espera que esos estudios demoren todavía algunos días más.

Redacción

Podes dejarnos tus comentarios al final de la nota.