Madre del chico de 14 que mató a su vecino de 10: «Se le fue la mano».

 La madre de Armando (14), el chico que mató a Axel Aparicio (10) en Florencio Varela, aseguró que se trató de un «accidente». Dijo que eran muy buenos amigos y que estaban jugando a «Ver quien aguanta más sin respirar». Contó que su hijo asfixió a Axel al cubrirle el rostro con una frazada, pero siempre como un juego.

Secciones de este artículo

 La madre del adolescente de 14 años que mató por asfixia a Axel Aparicio, de 10 aseguró que a su hijo «Se le fue la mano» cuando los menores «Estaban jugando a ver quién aguantaba más la respiración» utilizando una frazada.

 La mujer, costurera de taller, detalló que el adolescente fue descubierto por una tía cuando escondía el cadáver de Axel Aparicio (10), según contó un «amigo» de la familia. No obstante, dijo que su hijo buscaba ocultar el cuerpo solo porque «tenía miedo» a la reacción de ella.

«Estaban jugando y se le fue la mano a (mi hijo) Armando. Estaban jugando, tapándose la cara con una frazada, para ver quién aguantaba más tiempo la respiración», relató la mamá del adolescente de 14 años, que este mediodía permanecía alojado en un instituto para menores de Florencio Varela, a disposición de la Justicia.

 El hecho ocurrió en la tarde del martes en una casa precaria situada en la calle 1201, entre 1266 y 1203, en cuyo patio trasero fue hallado el cuerpo sin vida de Axel, quien vivía a la vuelta de ese inmueble.
Consultada sobre el cuchillo encontrado en el lugar del crimen, la mujer desmintió que su hijo le cortara el cuello a Axel.

Sobre como se enteró del crimen.

 «Mi hermano vio a mis hijos que estaban llevando a la parte de atrás al cuerpo (sin vida). Mi hermana me llama, yo vuelvo y la Policía ya estaba en mi casa. Quizá avisaron los vecinos (a la fuerza de seguridad)», dijo la madre del acusado en diálogo con el canal de noticias Crónica TV.

 La mujer, al ser consultada sobre cómo era su hijo, respondió: «No tiene ningún problema, es un chico normal». Y agregó: «Yo trabajo, mis hijos estudian y están los cuatro conmigo. Son muy buenos chicos, muy obedientes. Conflictos con los vecinos, por ejemplo, nada».