18 de febrero de 2024
Berazategui

Condenaron a delincuente que baleó a una subteniente de la Bonaerense en Berazategui

La Justicia de Quilmes condenó a la pena de 22 años de prisión a un delincuente que baleó en un ojo a una agente de la Policía bonaerense en Berazategui, en un hecho ocurrido en 2021. El sindicado fue declarado reincidente por antecedentes delictivos, indicó el fallo.

El veredicto del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) Nº5 de Quilmes recayó sobre Alejandro Leonel Cruz (27 años), quien fue hallado culpable del delito de «homicidio agravado en virtud de haber sido cometido contra un miembro de una fuerza de seguridad en grado de tentativa, en concurso real con robo agravado por su comisión con arma de fuego», en perjuicio de la Subteniente Melisa Gisele Rossi Galarza (40 años).

Fueron los magistrados Juan Martín Mata, Gustavo Farina y Federico Merlini quienes dieron por acreditado el planteo que la fiscal Mariel Calviño hizo en su alegato. La representante del Ministerio Público había solicitado 20 años y 6 meses de cárcel para el acusado, mientras que el abogado que representó a la víctima durante el juicio requirió 24 años de prisión.

La fiscal Calviño le atribuyó a Cruz que el jueves 14 de enero de 2021, alrededor de las 19.30 horas, fue uno de los dos «motochorros» (el cómplice nunca fue identificado) que interceptaron a la subteniente Rossi Galarza en la puerta de un almacén, situado en la calle 4 A entre 128 A y 129 de Berazategui.

La Subteniente Rossi Galarza
La Subteniente Rossi Galarza

La mujer había estacionado su Ford Fiesta rojo en la puerta del negocio cuyos propietarios atendían en la vereda por la pandemia del coronavirus. En ese momento, cuando descendió del vehículo, uno de los delincuentes se acercó a su coche con fines de robo, momento en que Rossi Galarza opuso resistencia.

LEE TAMBIEN: Policía bonaerense mató a un delincuente que le robó junto a un cómplice en José C. Paz

Según declaró la efectivo policial, ella extrajo su pistola reglamentaria, pero no recordaba si llegó a efectuar un disparo, tras lo cual el asaltante le efectuó dos disparos. La subteniente quedó sentada en el piso y, tras sustraerle su arma, el delincuente le dio otro disparo que le ocasionó heridas en su mano izquierda al intentar cubrir su rostro. A raíz del ataque, Rossi Galarza perdió el ojo derecho.

Durante el juicio, la víctima reconoció al imputado como el autor del ataque porque tenía una cicatriz arriba del labio. Además, se obtuvieron dos huellas del Ford Fiesta de la policía que luego el Sistema Automatizado de Identificación Dactilar (AFIS, según las siglas en inglés) identificó como perteneciente al imputado, que contaba con antecedentes por robo agravado y portación ilegal de arma de guerra.

«Total desprecio por la vida humana»

Uno de los magistrados del TOC N° 5, Doctor Gustavo Farina,  consideró «la mensuración del total desprecio por la vida humana demostrada por el acusado en virtud de haber efectuado parte de los disparos cuando ya la víctima se encontraba en estado de indefensión también resulta ser procedente…”.

Además, sostuvo que «ha quedado acreditado, que el disparo que el aquí acusado le efectuara a la víctima en su cara, lo fue cuando ésta ya se encontraba caída y sin posibilidad de defenderse. La víctima fue clara durante su deposición en cuanto a que el sujeto que la agredió, luego de dispararle en dos oportunidades, le sustrajo su arma reglamentaria y se retiró para luego regresar y efectuarle un disparo en la cara, haciéndole perder el ojo derecho».

Además, el juez destacó «La violencia desplegada por el encartado es demostrativa, a mi entender, de un total desprecio por la vida humana, y, a contrario de lo argumentado por la defensa, excedió notablemente la necesaria para cometer el desapoderamiento”.

 

Redacción

Podes dejarnos tus comentarios al final de la nota.