15 de abril de 2024
Sociedad

El gobierno modifica la fórmula de movilidad jubilatoria y los haberes se ajustarán por inflación

El Gobierno dispuso modificar por Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) la fórmula de movilidad jubilatoria, estableciendo que desde julio los haberes se actualizarán por inflación, y que, en los meses previos, los jubilados percibirán adelantos a cuenta del cobro de junio. Mientras tanto, en abril se otorgará un incremento extraordinario del 12,5%, más una actualización de 13,2% de acuerdo a la inflación de febrero.

De esta manera, los haberes de los jubilados aumentarán en el orden del 27,5% en abril a partir de la publicación del Decreto que oficializó la nueva fórmula de ajuste y la norma contiene una serie de eslabones legales que deben cumplirse, de allí a que su redacción deja abiertos algunos interrogantes. Así, el haber mínimo pasaría a ser de $171.216. Habrá que ver si a eso se le suma el bono de $70.000 completo, lo que llevaría la cifra final a $241.000

Desde el Ministerio de Economía aseguran que las jubilaciones en abril aumentarán un 13,2% (inflación de febrero), más un tramo compensatorio del 12,5%. Ello, sumado al bono de $70.000, resultaría en un haber mínimo de unos $241.000 siempre y cuando se modifique el tope vigente, que es de $204.445 mensuales.

“Desde abril los jubilados van a cobrar los aumentos mensuales ajustados por el índice de precios al consumidor. Además se va a aplicar el bono de $70.000. Esto da un aumento de alrededor del 62% en lo que va del año. En abril, la recomposición a jubilados va a ser con el IPC de febrero más el 12,5%. En julio empieza a regir de manera plena la nueva fórmula”, detalló el vocero Manuel Adorni en rueda de prensa.

Para los meses siguientes, en el bolsillo de los jubilados seguirá impactando esta forma de medir la inflación, es decir, sobre el haber base se suma la inflación.

Pero, la norma fue redactada con la obligación legal de mantener la fórmula de jubilatoria movilidad jubilatoria vigente hasta el 1° de julio.

En consecuencia, en los meses de mayo y junio el haber final también será ajustado por la inflación de marzo y abril (lo que se conoce cono t-2), pero la forma de llegar a ese número será la siguiente. Se abonará bajo la forma de “pago a cuenta”, dado que ese porcentaje deberá calcularse en base a la ley aún vigente que es trimestral.

Por ejemplo, si con la ley actual el trimestre (abril, mayo junio) dio un aumento del 17% y la inflación fue del 20%, cobrarán los 3 puntos adicionales. Dado que en julio ya queda derogada la ley actual, se comienza con el cálculo directo con la inflación de mayo.

Lo que quedará en forma discrecional a cargo del Poder Ejecutivo será el monto de los bonos, que en caso de no actualizarse favorecerán la licuación de los haberes jubilatorios.

El ajuste por inflación hace que no exista ningún mecanismo para que los haberes jubilatorios recuperen el poder adquisitivo perdido.

Redacción

Podes dejarnos tus comentarios al final de la nota.